Qué ganas tengo de volver a ver El otro lado de la cama y Los dos lados de la cama, incluso Rivales, la nueva del mismo estilo de la pandilla… son películas que me recuerdan al verano y a los tiempos en los que había algo más que trabajo, trabajo, trabajo y trabajo. Hay escenas tan reales como la vida misma. Qué buenas.